• +53 7204 81 90

Burrito Habanero

El Burrito Habanero

El Burrito Habanero

Internacionalizada desde el propio momento de la conquista y colonización de América, la comida mexicana es uno de los grandes atractivos del país azteca. Mundialmente conocidos, los tacos y burritos forman parte hoy de la llamada comida rápida con innumerables variantes. A pesar de la cercanía que nos une geográficamente, no es la cocina cubana una gran heredera de las costumbres alimenticias de la América precolombina continental, por tanto, no es común en nuestra dieta la presencia de las elaboraciones con maíz, excepto en la zona oriental del país donde se conserva esta tradición en algunas poblaciones. Tras el boom gastronómico en la Isla, varios son los lugares de comida mexicana que han surgido fundamentalmente en La Habana. Algunos ya emblemáticos, como Los Compadres, con dos establecimientos, y El Chile Habanero, consolidados por su buen servicio y gastronomía, mientras que otros menos interesantes y acertados presentan una oferta atractiva en la carta y deficiente en la mesa. Habiendo visitado en varias ocasiones los restaurantes ya mencionados, además de la Casa Tacos de la Calle San Lázaro, decidí visitar uno que faltaba en mi lista, y que tras haber leído las muchas recomendaciones que tiene la web no podía pasar inadvertido. El Burrito Habanero, con un simpático logo que hace referencia al burrito, plato clásico de la comida tex-mex y al equipo de béisbol de La Habana, se ubica en la céntrica intersección de las calles 23 y G. A nuestra llegada, quizás por tratarse de un día feriado no había nadie en el local que poco a poco se fue llenando. El espacio consiste en el portal y lo que fuese el jardín de una antigua casona de El Vedado, acondicionado con mesas dispuestas de manera irregular bajo frondosos árboles que además de hojas y ramas proveen a las mesas de sombra y fresco. El portal posee una desmejorada barra y la ambientación, más que mexicana, asombra por varios cuadros alegóricos a iconos de la cultura afrocubana. El servicio atento, tras nuestra llegada nos ofreció una mesa bien resguardada del sol y nos mostró el menú. Gran variedad de platos mexicanos en diferentes formatos además de sencillas combinaciones de la cocina cubana y entrepanes conformaban la oferta. Nos decidimos por unos tacos de pollo que discurrían entre un taco insípido y una enchilada fuera de contexto. La tortilla demasiado pasada e hirviente, venía rellena de una crema de frijoles, con algunos vestigios de pollo, col salteada en abundancia y algo de queso gratinado. No esperaba encontrarme en este sitio nada parecido al pollo con mole o algún platillo acompañado de un especiado guacamole, como las deliciosas chimichangas, pero tampoco esto. Basta decir que el colmo de mi sorpresa fue que al pedir alguna salsa picante para acompañar aquella mezcla insípida me dijesen que no tenían más que limón y sal, aún no entiendo en que se asemeja el gusto picante al ácido para los trabajadores de este establecimiento. En un último intento por probar algo interesante allí pedimos unos tostones napolitanos, que debían estar acompañados de queso gratinado, jamón y salsa de tomate, nos fue informado que no tenían jamón y que, si los deseábamos, a pesar de faltar un ingrediente, serían cobrados por el mismo precio. Al parecer solo la cerveza es fiable en este lugar. Ya cansada de tantos desplantes y para no arruinar el día decidimos pagar la cuenta e irnos a otro sitio donde estábamos seguros que no nos decepcionaríamos. Una vez más terminamos la tarde en el Arca de Noé unas cuadras más arriba en la calle 23, disfrutando de un delicioso suero de helado que borró el mal rato que habíamos pasado minutos antes. Si su interés es probar delicias de la cocina mexicana, aventúrese un poco más allá del centro de la ciudad, hasta Santo Suárez donde El Chile Habanero honra con creces su nombre. Marisel Morejón Barbán Coordinadora Guía Excelencias Cuba.

Descárgate la app Guía Excelencias Cuba

+1200 Restaurantes y bares
Gratis español, inglés y ruso

Síguenos en las redes sociales