• +53 7204 81 90

Café Matamoros

Café Matamoros

Café Matamoros

Rescatado del olvido y devenido en un pintoresco restaurante, enclavado en una de las plazas más conocidas y concurridas de la ciudad de Santiago de Cuba, El Café Matamoros ofrece al visitante un ambiente trovadoresco que remonta a la ya lejana década de los años 50 del pasado siglo. Decorado de manera sobria muestra en su interior objetos y fotografías del afamado trío del que recibe el nombre. En plena Plaza Dolores, anima las noches de los comensales con un ambiente cien por ciento cubano, donde la música más allá de ambientación se convierte en protagonista de la velada. Sus clásicas puertas ventanas abren el recinto a las calles Calvario y Aguilera de la urbe santiaguera, donde el visitante puede apreciar los elementos más representativos del folclore oriental. El amplio salón flanqueado por la clásica barra-bar, que oferta gran variedad de cocteles de excelente factura, sirve de antesala a una acogedora cava, donde el encanto de las velas y la deliciosa compañía de los jugos de la vid enaltecen la mesa. La propuesta gastronómica del restaurante cuenta con variedad de platos y diversidad de ofertas capaces de satisfacer los más exigentes paladares. Sobresalen en ella platos típicos de la cocina santiaguera como el cerdo asado y el congrís oriental, acompañados de viandas fritas y exquisitos mojos bien especiados que hacen única la cocina de la región. Fue nuestra visita oportuna para degustar los frutos del mar. La sencilla pero atinada propuesta del chef, presentó un delicioso filete de pescado fresco, acompañado por mariscos y queso gratinado a las finas hierbas, guarnecido por vegetales salteados, tostones rellenos y arroz aromatizado. Como es costumbre en el Oriente cubano fue la cerveza helada la acompañante perfecta para la deliciosa cena que culminó con el fuerte café de la Sierra. La atención y el servicio distinguido del personal del restaurante, hacen más placentera la estancia y cubre las más altas expectativas en cuanto a calidad y prontitud se refiere. Vale señalar que la falta de climatización en el salón principal dificulta en cierta medida la estancia, fundamentalmente durante los días más calurosos del verano. Del mismo modo, a pesar de estar a tono con la decoración, la iluminación artificial amarilla acrecienta la sensación de calor en el local. Dejando a un lado estos detalles, siempre una sonrisa en los labios y la amabilidad sincera de quien nos recibe hace que en pocos minutos la imagen calurosa se transforme y adquiera el encanto de una foto en sepia. Es el Café Matamoros uno de esos sitios capaces de transportar en el tiempo y traer hasta nuestros días el ambiente bohemio de épocas pasadas, donde a ritmo de son se disfruta de la hospitalidad del Caribe desde un rincón de Cuba. Marisel Morejón Barbán, Coordinadora Guía Excelencias Cuba

Descárgate la app Guía Excelencias Cuba

+1200 Restaurantes y bares
Gratis español, inglés y ruso

Síguenos en las redes sociales