• +53 7204 81 90

Kike-Kcho

UN RESTAURANTE PARA EL FUTURO

UN RESTAURANTE PARA EL FUTURO

En la punta de la bahía de Hicacos se encuentra la Marina de Varadero, un mega proyecto que integra un puerto deportivo, un hotel, varios restaurantes y lugares de ocio. Entre todo este conglomerado de sitios de esparcimiento se encuentra uno de los mejores restaurantes de pescados y mariscos de Cuba: el Kike-Kcho. Llegamos sobre la una del mediodía y nos recibe amablemente el Chef, Juan de Dios Serrano, gran cocinero español criado entre fogones familiares en la ciudad de Toledo. Fue decorado en su totalidad por el internacionalmente famoso pintor y escultor Kcho, para recibir y ofrecer una gastronomía especializada de gran calidad a los posibles turistas marineros que atraquen en un futuro cercano en la Marina dentro de un marco con diseño internacional, objetivo que logra con éxito, creando un espacio armónico con sus mesas con patas de remo al igual que las amplias sillas, aderezando la estupenda terraza. Sin embargo, el día no acompaña, hace mal tiempo, llueve y sopla un aire helado y húmedo que nos impide desgraciadamente comer al aire libre. Juan De Dios nos dice que el restaurante pretende llevar a la mesa un marisco y un pescado “sin maltratar”, es decir, del criadero de langosta situado allí mismo y que en la actualidad tiene una población de 240 langostas, directamente a las brasas y al plato, sin cadena de congelación. El menú degustación que nos ha preparado Juan de Dios comienza con unos espectaculares entrantes: ceviche, tartar de marisco, gambas al ajillo, surtido de quesos españoles y el maravillo pulpo al ajillo, el mejor pulpo que he comido desde que llegué a Cuba. Continuamos con el plato fuerte que, en esta ocasión, consistió en una parrilla de pescado y mariscos, donde el pargo y la langosta dejan atrás en esta competencia de sabores al resto de compañeros de plato: cigalas, mejillones, sepia, camarones, zamburillas y patas de cangrejo, por cierto un consejo, es necesario que la casa proporcione a los comensales las pinzas ad oc para el marisco de caparazón duro. Terminamos con unos postres deliciosos sobre todo los profiteroles rellenos de crema catalana y el milhojas de melocotón y manzana. La carta de vinos es de las más completas que he visto en Cuba, y por qué no decirlo en muchos lugares de la otra península, la Ibérica, contiene el Ribera del Duero más buscado, de más calidad y más caro de España, por cierto fabricado por Peter Sisseck, danés de originen, hablamos de el Pingus, que lo tienen en cosecha 2001 y 2003 por un precio de 2 100 dólares la botella; también ofrecen otros caldos menos ambiciosos pero para mi gusto que cumplen su cometido de forma muy digna como el Matarromera, Gran Reserva 2004 (315 dólares) o el Protos Crianza, un vino que sale muy airoso del value for money (60 dolares). Dentro de los vinos blancos nuestro chef recomienda el Viña Esmeralda de Torres (20 dólares) y por encima de éste, el albariño Terras Gaudas de las Rias Baixas (95 dólares). El precio por comensal degustando la lagosta, unos entrantes, un postre y un vino de precio medio es de 50 dólares por persona. Considero que es un precio justo y adecuado a la calidad de los alimentos que ofrecen y a la puesta en escena del muy recomendable Restaurante Kike-Kcho. Lo mejor: La calidad de la materia prima y su ubicación. Lo peor: La falta de servicio profesional sirviendo las mesas. Ángeles de Toro

Descárgate la app Guía Excelencias Cuba

+1200 Restaurantes y bares
Gratis español, inglés y ruso

Síguenos en las redes sociales